Caminante que camina con los ojos del alma

Camino del Norte

– El paisaje forma parte de nuestro ser – GUSDORF –

.

Iba caminando de Arratzu a Gernika cuando me encontré con ella. Me contó algo que no recuerdo pero por eso miraba en aquella dirección. Y Gusdorf es un filósofo francés.

Para encontrarme a mí en Carta al Amado.

Para caminar conmigo en

.


PEREGRINOS Y CARRETERA

.

La carretera el gran peligro  para el peregrino.

Para encontrarme a mí en Carta al Amado.

Para caminar conmigo en

.


NORUEGAS EN EL CAMINO

.

Una se llamaba Torbe y la otra Brigitte. Las acompañaba un vendaval. Era marzo, finales.

Para encontrarme a mí en Carta al Amado

Para caminar conmigo en

.


LA EDAD DE LA INOCENCIA

.

No diré dónde las conocí. Venían de pasar la tarde sanamente jugando en el frontón e iban a recogerse a sus casas. No faltaba demasiado para el anochecer.

Para dar conmigo, te recomiendo Carta al Amado

Para caminar conmigo

.


CASA (en el camino a Gerrikaitz en Vizcaya)

.

Dicen los autores del diccionario de símbolos de Chevalier y Gheerbrant:

<<Como la ciudad y el templo, la casa está en el centro del mundo; es la imagen del universo>>

.

*Para encontrarte conmigo en Carta al Amado.

**Para hacerlo con los colores y los textos del lugar en

EVOLUCIÓN

.


BOINA Y ABUELOS

.

Siempre que veo una boina me acuerdo de mi abuelo, que comenzó a usarla cuando se hizo marino mercante, pasados los cincuenta. A mí al principio me chocaba pero luego terminó por ser parte de él, que era tozudo como nadie, y yo por tomarles cariño. Él aseguraba que para combatir el frío no había igual a este fieltro.

Para enlazar con esto en Carta al Amado.

Para encontrarse con los colores y textos de Guernika en:

VÍA EVOLUCIÓN


GRILLO Y CLAUSTRO

.

<<El grillo, que pone los huevos en la tierra, vive allí en forma de larva, y luego sale para metamorfosearse en imago, era para los chinos el triple símbolo de la vida, la muerte y la resurrección. Su presencia en el hogar se consideraba promesa de dicha, al igual que en las civilizaciones mediterráneas. Pero la originalidad de los chinos queda patente en el hecho de que ennoblecieron especialmente a los grillos  cantores, los tenían en jaulitas  de oro o en cajas más sencillas e incluso llegaron a organizar combates de grillos>> (BEUA, 89s)

Del ‘Diccionario de lo símbolos’. Jean Chevalier y Alain Gheerbrant.

.

Mi relación con los grillos en la infancia era muy especial. Me aterrorizaban como entes de Giger pero no tenía otro afán que el capturarlos para llevármelos a casa y que en sus jaulitas con lechuga me cantaran. Los niños orinaban en sus agujeros para hacerlos salir pero siempre contábamos con el recurso de la botella de agua y la pajita. Un día uno se escapó de la jaula y durmió en mi habitación pero yo no sabía donde ni pude encontrarlo. Fui incapaz de  dormirme  en toda la noche, pensando que en venganza iba a morderme. Comían lechuga, nunca mucho porque morían pronto. A lo sumo en tres días ya habían abandonado ese mundo en el que yo los había clausurado, y quizá hasta por nostalgia del suyo tan verde. ¡Pobres grillos que tuvieron la mala suerte de dar conmigo!

Al hermano Albert puedes encontrarlo en la narración de mi Camino, en la:

Vía Evolución

A mí, tal vez en esta carta de amor.

.